Y se casaron y fueron felices… (por Nuria Martín-Arroyo)

Y SE CASARON Y FUERON FELICES..!

Este era el ocurrente final de los cuentos de nuestra infancia. Si los Hermanos Grimm, Christian Andersen,… hubiesen vivido en los tiempos actuales, el final de sus cuentos ya no sería el mismo, seguramente más adaptado a la realidad.

Vivimos en una sociedad de cambios, dónde ya no existe un único modelo asociado a la felicidad. El matrimonio, sin estar en desuso, pues sigue siendo el modelo mayoritario, no es la mayoría de las veces “para toda la vida”. La ruptura de la pareja se ha convertido en algo habitual, pero por desgracia, sigue siendo un importante motivo de conflicto. Los hijos, víctimas de aquellas rupturas mal llevadas, se convierten en armas de poder para sus padres. Nos olvidamos de sus intereses, que son los nuestros, de su bienestar, de que son los principales protagonistas de la historia,..

¿Puede ser que esto ocurra por un concepto erróneo de que en los divorcios siempre hay una parte que gana y otra que pierde?. ¿Tenemos miedo al sistema judicial por que no encontramos nuestro espacio para decidir en beneficio de nuestros hijos? ¿Por qué no pensamos en términos de parentalidad compartida? ¿Por qué no nos informan de que hay otras formas de afrontar un divorcio?,…

Estas y otras preguntas seguramente están en la cabeza de much@s que van a pasar por esta difícil situación.

“No dejes que decidan por tí ni por tus hijos”