Me he aislado por miedo a los demás

Aislamiento

Consulta

Tengo 17 años. Yo era un chico que salia todo los días a la calle a jugar al fútbol, a hablar con los amigos. Hacía una vida normal.
Cuando llegué a los 13 años y por sentirme menospreciado por los demás, me aislé en mi casa y llevo 2 años así.
Estos últimos  6 meses he estado llorando. Salgo a dar una vuelta en la bici de unos 10 km. Al jugar al fútbol ya no me sentía como antes.  Me siento inseguro, me dan taquicardias, me noto que el corazón se acelera. Cuando salgo de casa tengo sensación de ahogo en la garganta, dificultad para respirar y respiro rápidamente. Cuando salgo creo que algo malo me va a pasar o que me van a decir cosas malas las personas. O cuando me miran creo que lo hacen por que se burlan de mi.

 

Respuesta del Dr. Rodríguez Mora

Estimado lector,

los síntomas que planteas son propios de un trastorno ansioso-depresivo como consecuencia de una situación de estrés social. Por la edad en que te ocurrió, la valoración externa de los demás suele resultar muy determinante y el hecho de no ser aceptado desencadenó toda la sintomatología. Lo lloros continuos, la ansiedad y las ideas de autoreferencia o paranoides. El haberte encerrado en casa y aislarte, ha provocado que los síntomas se agraven y aparezcan nuevos como inseguridad y baja autoestima. Además, la idea de no aceptación por parte de los demás, también se habrá generalizado, lo cual provoca en tí ese miedo continuo a la valoración negativa de los demás.

Tienes que darte cuenta que en su momento pudo existir una situación de desprecio o infravaloración, pero ahora eres tu quien está prolongando ese malestar. Por ello tienes que ser consciente que si no cambias la percepción que tienes sobre ti mismo, mantendrás el problema.
Es necesario que comiences a relacionarte y realizar actividades para ir recobrando la confianza. Así mismo, ir cambiando esos pensamientos negativos que te llevan a infravalorarte. Es conveniente que generes pensamientos que te ayuden a aceptar que no siempre podemos gustar a los demás. Querer hacerlo y tener la aceptación alsoluta de los demás es imposible.
Debes de ser tú el primero que se acepte a sí mismo para que nos acepten los demás.

“La idea irracional de que los demás no nos aceptan, nos genera aislamiento social”