Atentados terroristas y estrés postraumático

Atentados Bruselas

 

Tras los recientes atentados terroristas cometidos en Bruselas y los sucedidos en París, la sociedad sufre una gran conmoción. Atentos a las noticias, generalmente tendemos a fijarnos y sentir el número de víctimas mortales. Obviamente, estas víctimas nos provocan un gran abatimiento y tristeza ante tal injusto y horrible suceso. Como contrapunto, el hecho de saber que existen heridos, a pesar de la gravedad de sus heridas o de su estado, suele esperanzarnos sabiendo que han salvado sus vidas. Tendemos a creer que estas personas aunque víctimas también, curaran sus heridas y seguirán sus vidas a pesar del terrible suceso. Sin embargo aún teniendo la enorme suerte de no haber perdido su vida en el atentado, generaran una serie de problemas psicológicos de enorme importancia.

Las víctimas que sobre viven a estos atentados experimental el llamado Trastorno por Estrés Postraumático.  Pero, ¿qué significa padecer este trastorno?

El trastorno por estrés postraumático es lo que conocemos coloquialmente como el trauma que a esas víctimas le genera la experiencia vivida. Desde un punto de vista clínico, este trastorno se define como todos aquellos síntomas psicológicos que experimenta una víctima que ha sido expuesta a un acontecimiento traumático intenso.

Estas personas han presenciado un acontecimientos donde han muerto otras personas, o han resultado gravemente heridas, como es el caso del atentado de Bruselas. Esta personas, además han visto peligrar su vida o integridad física y por ello ha generado un  intenso temor llegando al horror. Esto en un primer momento le provoca un shock caracterizado en lo que se denomina embotamiento afectivo. La víctima no puede mostrar ninguna emoción. Da la sensación como si en ese momento no reaccionara. Como si estuviese tranquilo, pero nada más lejos de la realidad. La intensidad del suceso desborda a la mente de tal forma que ésta es incapaz de mostrar lo que siente.

Tras este primer estado de shock, al cabo de los días o semanas, la persona comienza a reaccionar, a darse cuenta de lo que ha ocurrido y el gran impacto emocional origina el llamado estrés postraumático. Este se caracteriza porque la víctima va a reexperimentar el trauma de forma recurrente. La sintomatología que comienza a aparecer es la siguiente:

  • La víctima comienza a tener imágenes o pensamientos constantes sobre el atentado que es incapaz de controlar y que le invaden.
  • También es habitual que el trauma se experimente con pesadillas relacionadas con el trauma.
  • Aparecerán los llamados flashback donde la víctima revive el acontecimiento, teniendo la sensación de que está ocurriendo de nuevo. Experimentará alucinaciones y reacciones corporales similares a las que experimentó el día del atentado.
  • Generalmente, esta reexperimentación se acompaña de ansiedad intensa que vuelve a paralizar a la persona.

Toda esta síntomatología genera el mismo miedo que generó en el momento del acontecimiento traumático. A partir de aquí, el día a día de la persona se altera de forma considerable, llegando a provocar un malestar intenso.

Por último, es muy probable que la víctima evite todas aquellas situaciones, lugares o acontecimientos que se parezcan a los ocurridos en el momento del atentado. Por ejemplo, los sobrevivientes del atentado de Bégica, evitarán acudir al aeropuerto o metro, incluso aunque no sea el de Bruselas.

Estos síntomas suelen mantenerse durante meses y es necesario la ayuda psicológica para poder afrontarlos. El paciente jamás olvidará el atentado, sin embargo la psicoterapia le ayudará a afrontar y superarlo de forma que deje de interferir su vida.

 

“Aquellos síntomas psicológicos que experimenta una víctima que ha sido expuesta a un acontecimiento traumático intenso”

¡Compártelo!