Me he aislado por miedo a los demás

Aislamiento

Consulta

Tengo 17 años. Yo era un chico que salia todo los días a la calle a jugar al fútbol, a hablar con los amigos. Hacía una vida normal.
Cuando llegué a los 13 años y por sentirme menospreciado por los demás, me aislé en mi casa y llevo 2 años así.
Estos últimos  6 meses he estado llorando. Salgo a dar una vuelta en la bici de unos 10 km. Al jugar al fútbol ya no me sentía como antes.  Me siento inseguro, me dan taquicardias, me noto que el corazón se acelera. Cuando salgo de casa tengo sensación de ahogo en la garganta, dificultad para respirar y respiro rápidamente. Cuando salgo creo que algo malo me va a pasar o que me van a decir cosas malas las personas. O cuando me miran creo que lo hacen por que se burlan de mi.

 

Respuesta del Dr. Rodríguez Mora

Estimado lector,

los síntomas que planteas son propios de un trastorno ansioso-depresivo como consecuencia de una situación de estrés social. Por la edad en que te ocurrió, la valoración externa de los demás suele resultar muy determinante y el hecho de no ser aceptado desencadenó toda la sintomatología. Lo lloros continuos, la ansiedad y las ideas de autoreferencia o paranoides. El haberte encerrado en casa y aislarte, ha provocado que los síntomas se agraven y aparezcan nuevos como inseguridad y baja autoestima. Además, la idea de no aceptación por parte de los demás, también se habrá generalizado, lo cual provoca en tí ese miedo continuo a la valoración negativa de los demás.

Tienes que darte cuenta que en su momento pudo existir una situación de desprecio o infravaloración, pero ahora eres tu quien está prolongando ese malestar. Por ello tienes que ser consciente que si no cambias la percepción que tienes sobre ti mismo, mantendrás el problema.
Es necesario que comiences a relacionarte y realizar actividades para ir recobrando la confianza. Así mismo, ir cambiando esos pensamientos negativos que te llevan a infravalorarte. Es conveniente que generes pensamientos que te ayuden a aceptar que no siempre podemos gustar a los demás. Querer hacerlo y tener la aceptación alsoluta de los demás es imposible.
Debes de ser tú el primero que se acepte a sí mismo para que nos acepten los demás.

“La idea irracional de que los demás no nos aceptan, nos genera aislamiento social”

¿Tengo ansiedad?

Consulta

Hola, creo que padezco ansiedad. Mis síntomas son  angustia, nerviosismo interior, no puedo concentrarme cuando mantengo una conversación porque a su vez esa angustia y malestar no me deja hacerlo. Siento como debilidad en general  como si fuera a perder el conocimiento. Todo lo que me rodea es como si fuese un decorado y a mi me han puesto en medio. Una sensación muy rara. Todo creo que va en relación a que me he obsesionado con la muerte . Mis preguntas son ¿Es ansiedad? ¿Podría perder el conocimiento en algún momento? ¿Si eso ocurre, recobro la conciencia sola? Qué hago para evitarlo?

Respuesta del Dr. Rodríguez Mora

Estimada lectora,

efectivamente como describes y sospechas lo que sufres es ansiedad. Además de los síntomas que describes también puedes sufrir aceleración del corazón o taquicardia, sequedad de boca, nudo en la garganta, tensión muscular, hiperventilación, sensación de nauseas en el estómago, temblores y sudoración entre otros. El síntoma que comentas de que pareces puesta en un decorado es la sensación de desrealización. También puedes tener la despersonalización que sería la sensación de salir de tu propio cuerpo. Estos síntomas se pueden producir en ansiedadades más intensas, así como la sensación de perder el control o volverse loco.

Hablas de que el origen de todo puede venir por tu obsesión por la muerte. El origen de la ansiedad suele ser la percepción de una amenaza. En este caso, la idea de muerte la percibes como amenaza y tu cuerpo reacciona ante este miedo.

Como decía antes, en ansiedades intensas, puede llegar a perderse en conocimiento y producirse un desmayo. Esto se produce principalmente a que la persona comienza a hiperventilar, lo lleva a tomar demasiado dióxido de carbono como resultado de una respiración muy rápida y superficial. La abundancia de oxígeno y la disminución de dióxido de carbono hace que los vasos sanguíneos se contraigan, lo cual reduce el flujo de sangre al cerebro. Cuando el cerebro percibe que la sangre que está recibiendo no es suficiente, se prepara para perder el conocimiento, porque con el cuerpo en posición horizontal sobre el suelo, es más  más fácil que el flujo de sangre llegue al cerebro. Los desmayos suelen ser muy breves. En la mayoría de los casos, la persona que se ha desmayado recupera la conciencia completa en tan sólo unos minutos. El peligro del desmayo radica más en el lugar y momento en que ocurre que en el desmayo en sí.

¿Qué puedes hacer para controlar esta ansiedad? La terapia más indicada para la ansiedad son las técnicas de relajación, donde aprendes a controlar los síntomas fisiológicos. Además, también está indicada la reestructuración cognitiva para eliminar las percepciones erróneas de amenaza, como por ejemplo la muerte.

 “El origen de la ansiedad suele ser la percepción de una amenaza”

“Tengo fantasías sexuales y me siento culpable”

Consulta
Soy un chico de 23 años que tiene novia y el motivo de mi consulta es que desde que entré en la facultad (hace un año) empecé a auto satisfacerme pensando en algunas chicas de mi clase. Normalmente lo hacia mirando internet o pensando en mi novia.  El problema viene que desde hace varios meses se me vienen imágenes de una chica en concreto de mi clase a la cabeza,  pero no me gusta, solo me atrae su cuerpo, ni siquiera me gusta su cara.  Nunca he hablado con ella ni nada y la verdad es que me tiene muy preocupado porque se lo he contado todo a mi novia (valoramos mucho la sinceridad) y no sabemos que hacer ni a que se debe el problema.  Normalmente me viene su imagen cuando estoy hablando de la facultad, veo el autobús que cojo para ir a allí, o con cualquier tema que tenga que ver con la facultad.  Desde que se lo conté a mi pareja ha empeorado porque se me viene mas veces a la mente que antes, no se si podrá ser por hablar más del tema porque estamos los dos destrozados con esto aunque nos queremos como nadie. Por favor, me podría ayudar porque no quiero perderla.

Respuesta del Dr. Rodríguez Mora

Estimado lector,

el problema que presentas es que has desarrollado una idea obsesiva respecto a esa chica por un sentimiento de culpabilidad. La entrada en la facultad es una experiencia donde conoces personas nuevas que pueden atraerte. Esta situación hizo que la estimulación que encontrabas en internet o pensando en tu novia, la desplazarás a esas chicas nuevas que conociste. Más en concreto a la chica que comentas en tu consulta. Esto suele ser habitual. Aunque tengamos pareja, es normal que podamos sentirnos atraídos sexualmente en algún momento por otras personas. A partir de ahí, el hecho de tener novia y pensar que al masturbarte pensando en la chica era traicionarla, te hacía sentir culpable y esa culpabilidad hizo que la imagen de la chica se instaurara en tu cabeza. Así, cada vez que ves algo relacionado con la facultad, la imagen obsesiva vienen a tu cabeza ya que la tienes asociada. Cuanto más piensas la idea más obsesiva se vuelve.

Las ideas obsesivas, tienen la peculiaridad de que son intrusivas, involuntarias y que cuanto menos queremos pensarlas, más aparecen. El hecho de contarselo a tu novia, en vez de relajarte te ha tensado más ya que le sigues dando importancia y has incrementado el sentimiento de culpabilidad.

Mi recomendación es que comiences a dejar de dar importancia a tener ese pensamiento. Aunque no quieras tenerlo es normal que aparezca y recuerda que cuanto más quieras eliminarlo, más se instaurará. Tener fantasías con otras personas es algo natural y normal. Eso no quiere decir que no quieras a tu novia, o que no te atraiga. Y mucho menos que la estés traicionando. Es una situación al igual que cuando te estimulabas viendo internet y esto no te hacía sentir mal.

Tómalo como algo normal, pasajero y dejad de dar importancia al tema. Y por supuesto, dejad de hablarlo.

 

“Tener fantasías con otras personas es algo natural y normal”


“Me siento atrapada”

Consulta

Hola, soy una chica de 26 años, dejé de estudiar por problemas en casa. No tuve ese interés que me obligase a hacer nada más con mi vida, ni tampoco tuve fuerzas ni ganas para hacerlo. Vivo en un pueblo en el que no hay ninguna oferta formativa. En mi casa la situación económica es muy mala y mis padres no pueden ayudarme a irme fuera a estudiar algo, o a trabajar, así que no tengo trabajo, ni estudios y nada que hacer en mi vida.

Y ahí empieza todo, tengo a mi novio que ya no soporta mas esta situación. Él es lo único bueno que veo en mi vida y me estoy cargando la relación. Estoy obsesionándome, quiero estar siempre con él, quiero que me quiera y si no está a tope de felicidad conmigo me decepciona. Necesito que el tenga ganas de verme, ganas de estar conmigo, ganas de mi, ganas de todo… pero cuando está conmigo solo me quejo de que no es suficiente, de que él no me quiere, de que no tiene ganas de mi. Y no las tiene por culpa de mi actitud…, nadie tiene ganas de estar con una persona que está todo el día quejándose de ti y está todo el día haciéndote sentir mal. Estoy obsesionada con él. Anoche me dio un ultimátum. Me dijo que o cambiaba o lo dejábamos, y se me vino el mundo encima. No iba a tener fuerzas para seguir adelante sin él. Le prometí cambiar y de verdad quiero hacerlo, pero no se como, no se como va a cambiar algo en mi vida si sigo encerrada en este sitio, sin nada que hacer, sin ningún sitio a donde ir. Este pueblo para mi es una cárcel. Estuve un tiempo viviendo en otro sitio, encontramos trabajo allí pero eso terminó y tuvimos que volver. Para mi fue una completa liberación. Tenia algo que hacer, trabajaba para tener una vida, con mi novio, estaba haciendo muchos amigos.  Al final no salió bien. Fue decisión de los dos volver de allí, pero porque él allí no estaba bien y yo no podía verle así. Así que nos volvimos y aun que lo decidimos los dos, sé que no tiene la culpa pero me parece muy injusto… yo estaba teniendo por fin una vida allí. Y la dejé por el…  y ahora aquí no tengo nada. A quien tengo es a él y quiere dejarme porque estoy amargada y le amargo la vida. No puedo más. Quiero cambiar, quiero cambiar de vida, estudiar o trabajar o las dos cosas, tener algo que hacer, pero no puedo aquí… Y no puedo irme de aquí. No se que hacer. Y voy a perder lo poco que me hace levantarme por las mañanas.

 

Respuesta del Dr. Rodríguez Mora

Estimada lectora,

tu consulta, además de ser una llamada desesperada de ayuda, plantea dos problemas. Tu obsesión y miedo a perder la relación y el sentimiento de sentirte atrapada en tu pueblo. Esta es la causa de la anterior.

Sin embargo, ambos problemas tienen un nexo en común. Colocar tu felicidad en aspectos y situaciones externas que no están en tu mano controlar. Cuando nuestro bienestar depende de situaciones y variables externas, no somos dueños de este bienestar ya que va a depender de cómo vayan las cosas fuera. Es decir, si mi entorno (trabajo, familia, novio…,) va bien yo estaré bien. Sin embargo si algo de esto se tuerce, yo estaré mal. Es normal que las situaciones que nos rodean influyan en nuestro ánimo, pero no podemos dejar que sean quienes lo dirijan y condicionen.

No dudo que las oportunidades que te pueda ofrecer tu pueblo sean escasas, sin embargo te planteas que no eres feliz por ello. Responsabilizas a algo que no controlas (las oportunidades formativas y laborales de un pueblo) de tu bienestar. Como lógicamente no puedes cambiar esa situación, te ves abocada al sufrimiento y a la queja continua. Te dices constantemente y a tu novio, que las cosas no deberían ser así. Sin embargo, te ves atrapada en algo que no está en tu mano que cambie. Esto te bloquea, te inactiva y te hace deprimirte. Como consecuencia sustentas tu bienestar en lo único que va bien fuera, tu relación. Pero hace que comiences a ahogarla. Es lo que hace que te obsesiones. Has creado la necesidad de estar con tu novio para mantener tu felicidad y esa necesidad te genera el miedo y ansiedad a perderlo. Exiges a tu novio que sea el motor de tu felicidad y ahí estás cometiendo el error. Le responsabilizas de tu felicidad y él no tiene esa responsabilidad. Tú eres el motor de tu bienestar. Tu felicidad depende de tí, no de los demás.

Tienes que comenzar por darte cuenta que la queja continua no cambia las cosas. Las cosas las cambias tú con una actitud diferente y actuando. Por ello,  comienza a plantearte objetivos a corto plazo y alcanzables respecto a tu futuro (formación, trabajo). No quieras pasar de la nada al todo. Las cosas se van cambiando poco a poco. Busca por ejemplo empleos en tu pueblo o cercanos que puedan al menos darte cierta independencia económica y hagan sentirte bien. No mires que tipo de trabajo sino que sea trabajo. Luego podrás ir buscando empleos más adecuados a lo que te guste. Pero el objetivo no es encontrar el trabajo ideal , sino romper la rutina de inactividad. Una ocupación, sea la que sea te hará sentir bien. Respecto a la formación, puedes buscarla a distancia. Además, comienza a llenar tu vida de actividades agradables y de ocio. Tienes que romper la rutina de la inactividad, insisto. Vuelve a hacer las cosas que hacías antes y te gustaban. Esto hará que te distraigas y apartes un poco la atención del foco estresor.

Todo esto hará que centres tus energía y atención en encontrarte bien por ti misma y no por los demás. Es decir, harás que destensiones la relación con tu novio. Así dejarás de tener el miedo constante a perderlo, ya que al ser responsable de tu bienestar eliminarás esa ansiedad.

 

“Somos los responsables de nuestro bienestar”

 

“No quiero sufrir”

 

Consulta

¿Como podría perdonar? El no hacerlo me esta matando, mis nervios están destrozados y mi estomago lo esta padeciendo. Sé que debo olvidar,  pero no puedo. Fue  mucho el daño que recibí, me siento como un almohadón donde tiran de un lado a otro.  Mi extrema sensibilidad me hace ser muy vulnerable.  Le temo al daño emocional casi mas que al físico y ya rehuyo de los que me lo causaron  aunque los quiero mucho.  Dicen de olvidar pero no me explican porque me hicieron daño. Solo pido una pequeña explicación y no quieren hablar, solo que olvide y sea igual que antes. Mi corazón ya no me responde, siento una soledad muy dura. Soy comprensiva y no me haría falta mucha explicación, solo el hecho de ver que también ellos se  equivocaron.  Aunque también sé que necesito cambiar dejar que hagan lo que quieran,  pero quiero que no me afecte. Dejar ya de una vez de sentir  pesar, dolor, traición. En definitiva dejar de sentir  miedo a sufrir.

 

Respuesta del Dr. Rodríguez Mora

Estimada lectora,

comencemos por el final de tu consulta. El miedo a sufrir es algo muy común entre la población, sin embargo es muy difícil no sufrir. El sufrimiento forma parte de la vida. El sufrimiento proporciona aprendizaje y habilidad para afrontar situaciones dolorosas de la vida. En definitiva, el sufrimiento nos sirve para hacernos fuerte. Si no experimentamos dolor, no sabremos como afrontarlo. Por tanto, el error es plantearnos un imposible. No sentir dolor. Muchos padres intentan educar a sus hijos para que no sufran, para que no sientan dolor emocional, sin embargo, la creencia de estar haciendo un bien, genera una “sobreprotección” que se volverá en contra de estos hijos cuando sean adultos. Serán personas que no tolerarán los golpes que les de la vida y vivirán en un constante miedo a sufrir.

Estimada lectora, la cuestión está en aprender a tolerar el dolor o sufrimiento, no a evitarlo. No podemos evitar por ejemplo sufrir ante una enfermedad o el fallecimiento de un familiar. Estos son acontecimientos que nos sucederán a los largo de nuestra vida. Sin embargo, si podemos elaborar estrategias que nos ayuden a soportar y superar ese dolor. La realidad es tal cual es, aunque a veces no nos guste. Empeñarnos en que las cosas “deberían” ser como deseamos, es lo que nos genera esa frustración. Es necesario aceptar las circunstancias vitales, aunque sean adversas y superarlas. Esto nos ayudará a digerir ese dolor. Sin embargo, si nos centramos exclusivamente en que “yo no debería haber sufrido”, o en la injusticia de la situación, nos bloqueará y paralizará como es tu caso y aumentará el miedo al sufrimiento. La clave es aceptar y superar, no olvidar.

Por último, la aceptación consiste en que a veces, ciertas actitudes o comportamiento de los demás, no necesariamente tienen que tener una explicación. Esperar a recibir una disculpa, una explicación para perdonar, solo nos hace esclavos de esa persona. Esperar esto es colocar nuestro bienestar en manos de esa persona. La pregunta sería, ¿si no recibimos nunca esa explicación, nunca estaremos bien? Tenemos que aceptar y hacer que las cosas nos influyan lo menos posible.

 “La clave está en aceptar y superar, no olvidar”

Ansiedad cronificada

Consulta

Soy una señora de 51 años, casada desde hace 25 años y sin hijos. Desde hace 37 años que sé lo que es tener ansiedad, aunque me la diagnosticaron desde hace 27. Tengo muchos altibajos emocionales, los cuales se han acentuado desde hace casi tres años por problemas familiares. Pero se puede decir que he tocado fondo últimamente ya que a estos problemas se les han unido otros tantos más. Mi miedo es que todo esto desemboque en algo peor y ya no tenga solución. Estoy muy vulnerable e irascible, no descanso por la noche lo suficiente, me siento cansada, no sé como salir a flote sin que todo me pase factura física y emocionalmente. Necesito un empujón hacia la felicidad, aunque ésta sea efímera.

 

Respuesta del Dr. Alvaro Rodríguez

La ansiedad es una reacción del organismo cuando se encuentra con una amenaza. Nos sirve para ponernos alerta y actuar, salvaguardando nuestra integridad física y mental. Sin embargo, la ansiedad puede llegar a convertirse en un serio problema si no aprendemos a manejarla. Esto ha provocado que sea un trastorno muy habitual hoy día, y aunque estemos habituados a hablar de ella, podemos actuar y eliminarla. Si te das cuenta en tu caso, la ansiedad ha pasado de ser un mecanismo que te ayuda a enfrentarte a las cosas, a algo que forma parte de tu vida. Te has acostumbrado a convivir con ella, y lógicamente esto no es bueno, ya que pierde su finalidad original. El hecho de llevar muchos años padeciéndola no quiere decir que tengas que seguir sufriéndola diariamente.

Date cuenta estimada lectora, que planteas que sufres ansiedad ante circunstancias familiares y vitales que te generan malestar. Sin embargo, la vida está llena de situaciones complicadas. Es normal, que ante algunas situaciones más complejas, tu cuerpo reaccione de forma ansiosa, pero eso debe ayudarte a resolver el problema. Sin embargo, tu mecanismo ansioso se activa automáticamente llevándote al bloqueo. Este problema lo padecen muchas personas. Incluso puede llegar a desarrollarse el Trastorno por Ansiedad Generalizada (TAG), donde el paciente reacciona ante todas las circunstancias vitales de forma ansiosa.

Pero, ¿dónde está el problema entonces? Principalmente cuando una persona, como es tu caso, ante situaciones de complejidad vital reacciona con esta ansiedad bloqueante, suele deberse a que no posee capacidad de afrontamiento. Es decir, se encuentra sin recursos para enfrentarse a estas situaciones. Este hecho te ha llevado a que cada vez te sea más complicado afrontarlas y superarlas. Eso provoca toda la sintomatología que comentas, cansancio, problemas en el sueño, abatimiento, irritabilidad, etc.

Es necesario que comiences a ver las situaciones que te ocurren como algo normal y no de una forma catastrófica. Esta visión catastrofista de las cosas nos provoca esa desesperanza y bloqueo. Es normal que no nos guste que ocurran, pero los acontecimientos vitales algunas veces son positivos y otras negativos. Las cosas son como son, no como deseamos. Si te enfrentas a estas situaciones de forma catastrofista y como si fueran horribles, verás que no tienes recursos. Sin embargo una perspectiva más adaptativa, viéndolas como algo que sucede y que tienes que afrontar, te hará enfrentarte mejor, y te ayudará a superarlo. Busca soluciones al problema, comunicación con la familia, apoyos emocionales, que te den las estrategias adecuadas para afrontar.

Aún así, si ves que eres incapaz de abordarlas, sería conveniente ponerte en manos de un profesional.

Te dejo una de mis frases de blog que puede ayudarte a esto: “Nuestra felicidad depende de nosotros, no dejes que nada la controle

Relaciones tóxicas

 

Consulta

Hola, tengo 26 años , soy madre soltera y he tenido muchos problemas con mi pareja (unión libre). Será que debo perdonarle todo lo me hizo desde que lo conocí  me engaño, no le importo dejarme embarazada y aun así estuvo con otra chica. Luego con otra, ahí volví estar embrazada y me hizo abortar… Recientemente estuvo con otra chica, pero la dejó porque lo descubrí. ¿Cómo puedo darle una buena lección si lastimosamente mi hija nos une para siempre? ¿Qué puedo hacer?

 

Respuesta del Dr. Alvaro Rodríguez

Estimada lectora, la relación que me indicas claramente cumple el perfil de una “relación tóxica”. ¿Qué significa este tipo de relaciones?. Generalmente se producen cuando un miembro de esa relación manipula y chantajea emocionalmente al otro miembro. En este caso, tu eres esa persona manipulada.

En tu consulta me hablas de engaños. Date cuenta que el engaño es una acción deliberada de hacer daño. Y además, se produce en repetidas ocasiones. Esto ocurre, porque la persona manipuladora, busca tu vulnerabilidad y tu debilidad, actuando en este terreno. Ahí aplica el “chantaje emocional” sabiendo que sucumbirás a sus pretensiones. Recuerda que el manipulador solo tiene el objetivo de controlarte y puede realizarlo desde el acoso moral, el maltrato verbal o el engaño como es tu caso. Este tipo de personas, suelen tener una doble vida. Te dicen una cosa y luego hacen otra.

Estimada lectora, en el final de tu consulta, me hablas de dar una lección, sin embargo temes el hecho de tener una hija en común.

En primer lugar debo decirte que una hija no te une irremediablemente a él de por vida. Él tan solo es el padre, y eso no obliga a que sea tu pareja forzosamente.

En segundo lugar, noto en tus palabras cierto tono de venganza y pienso que esto es un error. La venganza es odio acumulado y mostrar ese odio, tan solo te aumentará la ira, y posteriormente te hará sentir culpable. La lección tienes que dártela a ti misma, es decir, deber afrontar esta situación y poner solución para que esta persona deje de hacerte daño. Ten en cuenta que mina tu autoestima y te victimiza.

¿Cómo puedes liberarte de esta persona?

Debes darte cuenta que no le necesitas para ser feliz, y que tu felicidad depende de ti. Tienes que aprender a alejarte de él y darte valor a ti misma. Apóyate en personas que sean sanas y que te hayan ayudado anteriormente. Y sobre todo, quiérete.

Emociones ocultas

 

Consulta

¿Podría aclarar mis dudas, por favor? ¿o ayudarme a hacerlo? Desde que contacté con su página a finales de diciembre creo que he renovado un sentimiento que creía haber guardado en ese cajón donde se guardan las cosas para que no nos interfieran en el día a día. Quizá no lo había conseguido del todo. Quizá tampoco sea exactamente el sentimiento que creo que es. Realmente no lo sé. Si se trató de una transferencia ¿no se habría agotado ya después de tanto tiempo? Si la raíz del problema está en mi “educación sentimental” ¿no podré solucionarlo yo sola? ¿No volveré a amar de nuevo si no lo soluciono? ¿Tengo que hablar de “mi tío el cariñoso” con un profesional? Después de la muerte de mi madre hablé con mis hermanos de ese episodio ( verbalizándolo por primera vez en mi vida) por ser algo que me vino a la mente al quedarme sola, pero realmente nunca había tenido la necesidad imperiosa de hacerlo. O me la aguantaba. El caso es que, siguiendo con aquello de “ser yo mismo”, ¿crees que todo esto puede ser importante? ¿O me estoy liando yo sola?  ¿llevaría mucho tiempo solucionarlo?  Para mí sería importante conocer tu opinión y tu consejo.  Gracias sinceras.

 

Respuesta del Dr. Alvaro Rodríguez

Estimada lectora,

solemos pensar que de las experiencias que vivimos, nos quedamos con aquellas que nos son útiles  y las que consideramos que no nos aportan nada o son dañinas las desechamos. Sin embargo, esto no es así. Nuestra mente recoge todas las experiencias vividas, ya que todas tienen un impacto mayor o menor en nosotros, y las guarda. El problema se nos presenta cuando existe alguna experiencia o situación vital que aún teniendo un gran impacto emocional en nosotros, la negamos e intentamos olvidar. Es posible, que esa experiencia pase a un segundo plano, pero emocionalmente existe un sentimiento no superado. Es muy probable que en un momento de tu vida, en el que por el fallecimiento de tu madre, generas una serie de sentimientos, sea cuando afloren esas emociones que tenías ahí guardadas.

Verbalizar como dices, es importante. Sin embargo, no solo basta con eso. Es importante que elabores esa emoción para que deje de hacerte daño. En tu vida sentimental y personal. Muchas veces es duro afrontar experiencias desagradables, pero debemos ser conscientes que las henos vivido y que nuestra mente no olvida, pero si afronta y acepta. Este es el camino que debes seguir. Para ello, si ves que tú sola no puedes reelaborar esa emoción, la ayuda de un profesional puede serte útil.

Ideas y pensamientos obsesivos

 

 

Consulta

Soy una mujer de 33 años, casada, con una niña de año medio y con trabajo fijo. Sin ningún problema importante en la vida. Siempre he tenido ideas y pensamientos obsesivos que me generan bastante ansiedad. Es algo que va por etapas, siempre están ahí algunas veces más leves y otras que me impiden llevar una vida con normalidad, sobre todo en los momentos de ocio y tiempo libre. 

 

Respuesta del Dr. Alvaro Rodríguez

Estimada lectora,

el hecho de tener ideas obsesivas o pensamientos intrusivos, no tiene que estar relacionado forzosamente con tener problemas. Las ideas obsesivas son pensamientos de naturaleza negativa que se instauran en nuestra mente y que nos angustian. Suelen ser independientes de situaciones externas, aunque también puedan venir provocados por problemas o situaciones conflictivas vitales que estemos pasando en ese momento. Aún así, la mayoría de las ocasiones son ideas irracionales que nos abordan sin motivo.

¿Por qué aparecen? Nuestra mente está constantemente generando pensamientos como alternativas a decisiones que tenemos que tomar diariamente. Para ello, genera todo tipo de ideas, sin ningún tipo de censura. Esto quiere decir que, podemos llegar a tener pensamientos totalmente absurdos y excéntricos. Pero ¿por qué se vuelven obsesivos? Pues porque nos asusta que podamos llegar a pensar determinadas cosas y ese temor nos hace dar importancia a un pensamiento que en otro momento hubiésemos desechado. Ahí comienza a fraguarse la idea obsesiva. Cuanto más importancia demos a un pensamiento, más se instaurará en nuestra mente. Posteriormente, aparecerá un mecanismo mental muy curioso, que cuanto más intentamos olvidar algo, más lo pensamos.

La solución se encuentra en dejar de dar importancia al pensamiento y criticar su lógica para darnos cuenta que es absurdo lo que pensamos.

En el blog, te dejo una fábula titulada “El monje y los monos” que describe muy bien la fijación de ideas obsesivas.

Ser yo mismo

 

Consulta

No sé bien cómo empezar. En estos últimos meses me encuentro más contenta, pero creo que tengo que hacer algo más para estar aún mejor. ¿Qué debo hacer para ser yo de una vez? En realidad estaba pensando en el “yo” que me gustaría llegar a ser: alguien más generoso.

Se que tengo capacidad para ayudar a los demás pero también se que muchas veces no les llego. Aunque me preocupen, no lo hago saber como debiera. Pienso, por ejemplo, en que llevo cerca de cuatro meses dándole vueltas a la idea del voluntariado, incluso hay una asociación de la que me gusta mucho su trabajo.Pues aún no he ido a presentarme. No se si me aceptarían. Ni siquiera se si está bien que justo ahora piense en colaborar. Creo que tiene algo de egoista. Pero es necesario.
Cuidar de mi madre me ayudó a verme más de cerca, a conocer más de mis límites, a ampliarlos… No es que quiera repetir una experiencia que, a su vez me vació por completo y casi consiguió “borrarme”; lo que me gustaría es que (ahora que el amor sale de mí con más facilidad) aprovechar ese potencial y ponerlo al servicio de algo, de alguien.

Esta es una parte del yo que quiero ser.

 

Respuesta del Dr. Alvaro Rodríguez

Estimada lectora,

en primer lugar, para ser uno mismo, es fundamental aceptarse y conocerse. Saber cuales son nuestras virtudes y reforzarlas. Conocer nuestros defectos, cambiar lo que podamos cambiar y aceptar los que no podamos. No debes buscar tu satisfacción personal en cosas externas ya que estarás dando el control de tu felicidad a cosas, personas o situaciones que no controlas. Y cuando no las tengas, te sentirás desdichada. Es normal que realizar cosas que te gusten te haga sentir bien, pero tu felicidad y bienestar depende de ti, y de esa aceptación completa.

En segundo lugar, respeto a tu duda, tienes que procurar expresar con más naturalidad tus sentimientos y deseos. Si te encuentras en un momento de tu vida en que te apetece hacer algo (voluntariado), hazlo. No te plantees que es una postura egoista, si te aceptaran, etc., tienes que tomar decisiones y actuar. Plantearte posibles consecuencias son interpretaciones y solo provoca que no hagas lo que deseas. Si quieres ser más generosa y piensas que eso te ayudará a conseguirlo, hazlo, ya que si no, estarás evitando una buena oportunidad para conseguir tus propósitos.

El hecho de que cuidaras a tu madre y te “vaciaras”, no significa que al ayudar a otras personas ocurra lo mismo. Ten en cuenta que el cuidado de un familiar implica un componente afectivo que no tiene el cuidar a otras personas que no sean familiares. Por tanto, el desgaste psicológico es menor. Aún así, cuando tomes una decisión como esa, piensa en los aspectos positivos de la misma, es decir, lo que tu aportarás a los demás y lo que ese trabajo te aportará a ti  Si ante la posibilidad de hacer algo, tan solo nos planteamos los aspectos negativos o inconvenientes, nunca haremos lo que queremos.

Respecto a “no llegar a los demás” no es un problema. Si tienes potencial, tan solo tienes que darte cuenta por qué no les llegas, y encontrar la fórmula para hacerlo.

©Alvaro Rodriguez Mora 2017

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies