El engaño de los horóscopos

De todos es sabido, que las predicciones de los horóscopos de las revistas, periódicos, etc., son un engaño. Sin embargo, también es cierto que cuando uno, escéptico en estos temas, lee por curiosidad su signo zodiacal, encuentra en muchas ocasiones coincidencias. Si ponemos la televisión y vemos algunos de estos programas donde aparece un supuesto “vidente” echando las cartas del tarot, o quizás algo más rocambolesco como conchas, piedras, velas, etc., observamos como la capacidad de persuasión es alta y la persona que llama, se suele sentir completamente identificado con aquello que su vidente le pronostica.

Pero ¿realmente estos videntes, el tarot, los horóscopos predicen lo que nos ocurrirá? ¿Nos ofrecen información válida y fiable sobre el devenir de nuestro futuro?

El engaño de estas predicciones está descrito en psicología mediante el Efecto Barnum, dentro del enfoque clínico de la personalidad.

El efecto Barnum consiste en realizar una predicción que verdaderamente no se corresponde con la persona, sin embargo se presenta bajo términos muy generales, ambiguos y vagos sobre el tema en cuestión (ya sea amor, dinero, salud, etc.) . Se suelen utilizar algunos términos técnicos, con frecuentes afirmaciones dobles e información favorable o moderadamente favorable para una muy amplia muestra de la población. Es por ello, que la información que se proporciona, con mucha seguridad, coincidirá con nosotros.

Ante este tipo de valoraciones, también se ha demostrado científicamente, como la gente presenta un elevado grado de aceptación, sin llegar a cuestionar la información que se les ofrece.

Así mismo, se juega con unas altas expectativas de escuchar lo que uno quiere escuchar, y aceptar incondicionalmente esa información.

Por tanto, queda demostrado que las dotes adivinatorias de las que algunos presumen, simplemente son un buen manejo de la información que nos transmiten y que queremos escuchar.

 

¡Compártelo!